Conoces la Historia de Canarias ?

sábado, 19 de septiembre de 2009

SABINO BERTHELOT


Sabino Berthelot, naturalista francés, nace en Marsella en 1880. Hace varios viajes por América y África, recala en Canarias en 1820 hasta 1830. Vuelve a Francia y nuevamente en Canarias como cónsul de Francia en 1847. Muere en Santa Cruz de Tenerife en 1880.
Extractos de sus Micelaneas:
Berthelot comenta que los primeros que pusieron un altar en tierras tinerfeñas fueron unos frailes belicosos.
Cuando escribe sobre la Virgen de Candelaria, menciona el obelisco de la plaza santacrucera de su mismo nombre, donde se ubican las estatuas de los cuatro menceyes que están a su alrededor, el de Güimar, de Daute, Abona e Icod, son los que abandonaron la coalición formada por todos los menceyes de la isla para ponerse al lado del enemigo. Las cuatro estatuas memorizan a los que traicionaron a sus propios hermanos y cuya cobardía trajo la pérdida de todo el pueblo.
Berthelot escribe con frecuencia sobre la arrogancia y el poder de la iglesia, siempre al lado del dinero y las arbitrarias expoliaciones del Santo Oficio.
Sobre el gobierno absolutista español dice que los altivos aragoneses espetaron al rey “nosotros valemos tanto como tú y todos juntos valemos mas que tú”. Los canarios son gente mas tranquila y menos celosa de sus derechos y nunca manifestaron en éstos términos.
Berthelot hace una comparación sociológica entre la población antigua de Canarias y la europea y dice: “Si se compara la organización patriarcal de los menceyes con el sistema legal establecido por los “Reyes Católicos”, el espíritu de justicia y libertad que animaba a los guanches -al que los historiadores han llamado bárbaros-, es para que los príncipes cristianos se avergonzaran”. El altar y el trono han hecho causa común para repartirse la parte correspondiente del botín.
Sobre la educación en Canarias, Berthelot dice que “estúpidos prejuicios han frenado su desarrollo”. Gran parte de la enseñanza la ocupa el catecismo y jamás se les cultiva la inteligencia. La ignorancia, por el contrario, es el origen de todos los males. El obispo de Tenerife, conocido por su intolerancia, estimó que el Liceo de la Orotava era una escuela peligrosa. El partido apostólico es todopoderoso. Comenta en sus escritos que a los desvelos de Don Cristobal Bencomo (genuino apellido guanche), debe La Laguna la fundación de la Universidad de San Fernando en 1817.
En Canarias, el cura el el árbitro soberano, su palabra es inapelable, su voluntad, casi absoluta, sus juicios, infalibles. Las monjas estaban unidas por lazos de sangre al bando de la nobleza, muy poderosa.
A Berthelot se le encomendó la organización de la escuela pública en La Orotava, poco tiempo después un real decreto dejó anulada su obra. La educación seguía siendo en Canarias un asunto peligroso.
Luego se le confió la dirección del jardín de La Paz, el Jardín Botánico del Puerto de la Cruz. Muchos naturalistas, como Berthelot, franceses e ingleses han pasado por el ilustre jardín.
Al abordar nuevamente el tema de los guanches, Berthelot dice que “éste pueblo mereció sobrevivir un destino mejor: intrépido, fuerte, virtuoso, crédulo y humano, debió sobrevivir mejor para mostrar a los pueblos europeos las dimensiones de una civilización mas perfecta que la de las propias naciones europeas”. Los guanches no eran hombres que se entregaran sin luchas.
Berthelot “Si me viera obligado a abandonar los lugares que me vieron nacer y buscar una nueva patria...iría a terminar mi andadura en las Islas Afortunadas”.
Por último Berthelot hace referencia a un huracán que asola Canarias el 7 de Noviembre de 1826. Hace un recuento de los acontecimientos: 232 personas ahogadas, 936 animales, 307 casas derribadas y 114 en ruinas, 5 barcos naufragados.
Tan pronto fue conocida la noticia en Londres varias casas comerciales inglesas abrieron una suscripción para socorrer a los pobres isleños. La noble llamada de solidaridad no encontró eco en el corazón de un hombre cuya misión es mitigar las tribulaciones del prójimo, el obispo de Tenerife al que se acudió para que contribuyera, contestó diciendo que habia dispuesto la celebración de públicos sufragios y oraciones... Misas para mitigar el hambre y cubrir desnudeces.

3 comentarios:

Preste Juan dijo...

Gran artículo. Me has descubierto a un hombre del que conocía muy poco. Y con un texto cálido y humano que nos lo hace más cercano.
Gracias.

coco dijo...

Muchas gracias por tus comentarios Prestejuan. Yo siempre te sigo.

Natividad dijo...

La Iglesia allí por donde pisa,siempre mete la pata...
Tú artículo me acerca a una Tierra de la que por desgracia conozco muy poco.

Un saludo!